Gabriel Orozco/Séptimo Cantón                

 

Manuel Humberto Cota Jiménez, es un profesional de la política y del servicio público. Nace en la ciudad de Tepic el jueves 2 de marzo de 1961. Desde niño, su mamá vislumbraba que aquel pequeño de sonrisa única llegaría a ser un hombre cabal y honesto.

Su padre, Manuel Cota Torres, fue trabajador del servicio ferroviario de pasajeros y de carga del Ferrocarril del Pacífico, un hombre forjado bajo el  sol abrazador y bajo  la sombra del camino de hierro, cuyo recorrer en la república mexicana era el pan de cada día en su profesión, y se encargaba  de enganchar y desenganchar los vagones en las estaciones.

 

Su señora madre, Irene Jiménez Cervantes, de extracción campesina y originaria del poblado de Pantanal, municipio de Xalisco, migró a la ciudad de Tepic cuando sus padres fallecieron. Desde su adolescencia trabajó para sostenerse, y al ser ya madre dedicó toda su vida para formar a su único hijo, que fue luz y alegría hasta sus últimos atardeceres.

Manuel Cota vivió su infancia y adolescencia en el barrio de la calle Morelos, al oriente de la ciudad de Tepic, y en esa época como todos los niños, jugaba futbol con sus vecinos.

Estudió la primaria en la escuela Héroes de Nacozari, donde la mayoría de sus compañeros, como él, eran hijos de ferrocarrileros, formados bajo bases morales y con el ejemplo de sus padres, que aunque estaban ausentes, ellos sabían del amor de sus progenitores por sus actos y sacrificios en la distancia.

En una institución caracterizada por educar a hijos de trabajadores, como lo es la Escuela Secundaria General Juventino Espinosa Sánchez, conocida como Federal 2, estudio el entonces joven Manuel.

Desde que comenzó sus estudios de secundaria, trabajó por las mañanas y asistió a la escuela en las tardes. Así lo hizo en la preparatoria y en sus estudios profesionales donde destacó.

Desde los 16 años de edad se desempeñó como árbitro de voleibol, actividad que le permitió apoyar en la economía familiar, pues el salario de su papá no era remuneratorio y se necesitaba que el entonces joven fuera construyendo su carácter con responsabilidad. De manera profesional, Manuel aplicó el reglamento por primera vez en un torneo en la ciudad de Mexicali, Baja California.

Compagino diversas actividades para sostenerse, entre ellas la de auxiliar administrativo y contable en empresas privadas; Manuel Cota estudió en la Preparatoria número 1 y en la Escuela Superior de Comercio de la Universidad Autónoma de Nayarit.

Manuel ha compartido cada etapa de su vida con la mejor amiga que ha tenido desde su infancia… su hoy esposa, la señora Amparo Vélez Camacho de Cota. Ambos eran vecinos de la calle Morelos, se conocieron a los 10 años. Un amor de juventud que se alimentó y creció del infinito a la virtud, en aquellos años de inocencia y plenitud.

 

A sus 23 años de edad, lleno de esperanza y vitalidad, Manuel se trasladó a la ciudad de Villahermosa, Tabasco, para laborar en el Complejo Procesador de Gas de Petróleos Mexicanos.

El anhelo de formar una familia con su novia, fue uno de los principales motivos que lo llevó a tomar aquella decisión. Tras un año de trabajo disciplinado y constante de ambos, el sábado primero de junio de 1985, la joven pareja contrajo matrimonio en la catedral de Tepic; bajo una luna blanda posada entre nubes cargadas de lluvia y  que destilaban el mar de felicidad de un amor de juventud.

 

La ciudad de Villahermosa, Tabasco, fue su primer hogar. Allí dieron sus primeros pasos como familia y comenzó el desarrollo profesional de Manuel en el gobierno federal, con sueños y metas que cumplir.

Dos años después, en 1987, Manuel acepta la oferta de trabajar en las oficinas centrales de PEMEX en la Ciudad de México. El traslado de la familia fue difícil, pero no imposible. Es el comienzo de una forma de vida en la que permanentemente se tendrá que asumir con entereza, nuevos retos y nuevas responsabilidades.

En 1989, la zona norte de Nayarit se vio severamente afectada por lluvias atípicas e inundaciones. Incorporado en la unidad de Seguridad Industrial y Protección Ambiental de Petróleos Mexicanos, y tras la solicitud de apoyo del Gobierno de Nayarit encabezado por el licenciado Celso Humberto Delgado Ramírez; Manuel Cota Jiménez, fue designado por las oficinas centrales para atender la emergencia y encabezar al equipo humano que se trasladó desde la capital del país a los municipios siniestrados y ahí logró sentir esa alegría y satisfacción de ayudar al prójimo.

Este reencuentro con su tierra natal condujo a Manuel a plantearse la posibilidad de regresar a Nayarit, trabajar con los suyos y ofrecer a sus hijos la oportunidad de crecer rodeados de sus seres queridos, cobijados por el gigante verde que protege la ciudad de Tepic. El planteamiento era arriesgado, pero estimulante.

En marzo de 1990, Manuel Cota Jiménez toma una decisión trascendental, renunció a la seguridad social y al crecimiento profesional que PEMEX le garantizaba e inició su camino de vuelta a su tierra.

Nayarit lo esperaba con una responsabilidad mayor, el tiempo le revelaría una nueva encomienda.

Manuel Cota y Amparo Vélez son padres de tres hijos que han llenado su vida de alegría y orgullo.  – Christian Guadalupe, Manuel Humberto y Frederick Daniel, han acompañado a su padre en todo momento, independientemente de las responsabilidades públicas que ha desempeñado y de la distancia geográfica que muchas veces se ha interpuesto entre ellos. El tiempo que Manuel convive con sus hijos y su esposa, es de calidad y de mucho afecto.

Al regresar a Nayarit, Manuel recibió la invitación del licenciado Celso Humberto Delgado Ramírez, para colaborar en las actividades propias del Comité Directivo Estatal del Partido Revolucionario Institucional. Es en ese momento cuando la formación profesional del joven Manuel en el gobierno federal, toma relevancia en el desempeño de sus funciones. A sus 31 años de edad, viene a poner en práctica todo lo aprendido y experimentado con grandes grupos de trabajo de diversa índole, comienza el perfeccionamiento del compromiso con el servicio social.

A la fecha, han transcurrido 25 años de trayectoria política del nayarita Manuel Humberto Cota Jiménez.  El respeto a la diversidad ideológica de las fuerzas políticas que imperan en el país, es el mayor de sus atributos. En la vida pública de México la toma de decisiones debe ser consensuada y de amplio criterio y alcance.

En 1999, Manuel Cota fue regidor en el Cabildo del treinta y siete Ayuntamiento del municipio de Tepic, encabezado por el presidente Justino Ávila Arce.

En el 2002, en el periodo intermedio del gobierno de Antonio Echevarría Domínguez, Manuel fungió como diputado presidente de la Comisión de Gobierno Legislativo de la veintisiete legislatura del Congreso de Nayarit, ahí supo ser oposición y legislar con responsabilidad para todos los ciudadanos.

En el 2005, tuvo la responsabilidad de conducir la administración de los servicios públicos y sociales de la capital de Nayarit, al ser elegido presidente municipal del treinta y siete Ayuntamiento de Tepic.

En el 2009, como diputado de la sesenta y un legislatura de la Cámara de Diputados del Congreso de la Unión, coordinó al sector agrario de su partido y gestionó recursos públicos para los estados de la zona norte del país, que incluía a Nayarit.

En el año de 2012 es elegido Presidente de la Comisión de Agricultura y Ganadería de la sesenta y dos Legislatura de la Cámara de Senadores.

En agosto de 2014, las treinta y dos ligas de comunidades agrarias del país y todas las ramas de producción, lo nombran dirigente nacional de la Confederación Nacional Campesina de México, donde ha sido muy hábil para destrabar conflictos que sólo requerían de sentido común y voluntad.

En la actualidad, las dos funciones que desempeña a nivel nacional, están encaminadas a lograr una reforma a las leyes mexicanas que establezcan una nueva política pública agroalimentaria, que vaya de la mano con el desarrollo comercial de los propios campesinos, para de esa manera impulsar los productos que nacen bajo las manos asoladas, pero llenas de fe de los hombres del campo, que desean prosperidad para su familia.

Los 25 años de trayectoria política por los que ha transitado el nayarita, han forjado no sólo su carácter, sino también la sensibilidad social y el trato humano con el que tiene que representar y proyectar a Nayarit en las más altas esferas del poder y del servicio público nacional.

Manuel Cota Jiménez, es un profesional de la política; su oficio, ser nayarita en todo lugar, siempre orgulloso de las etnias y la riqueza cultural de la entidad.