Ya son dos meses de homicidios en la entidad, sin embargo, el número de asesinatos de mujeres aumentó, lo que sin duda trajo preocupación a la sociedad, pues en el sexenio de Ney González no se exigió y los ciudadanos fuimos rehenes de grupos delincuenciales que tomaron nuestras calles para hacer la guerra con toda impunidad. Algunos abogados consideran que no hay feminicidios como tal, que hay desconocimiento en el tema de los crímenes, pues algunos de ellos tienen que ver con el crimen organizado. La fiscal delegada de la jefatura de la fiscalía del tribunal de justicia de Madrid para la sección de violencia de género, Teresa Peramato Martín, señala de manera clara qué es un feminicidio: “Hay feminicidio cuando el Estado no da garantías a las mujeres y no crea condiciones de seguridad para sus vidas en la comunidad, en el hogar, ni en el lugar de trabajo, en la vía pública o en lugares de ocio”. La declaración del secretario de gobierno de Nayarit, Armando Gómez Arias, en el sentido de que mejor no salgan a la calle las mujeres, es un duro golpe a la credibilidad del gobierno, quien debiera crear condiciones de armonía entre todos sus habitantes y desnuda también la ignorancia del que fuera presidente del Tribunal Superior de Justicia en la entidad. Mujeres valientes invitaron a una manifestación pacífica, la cita fue a las 4 de la tarde, en un ambiente caluroso, muchas caras conocidas y otras en su primera experiencia como manifestantes. Había en el lugar políticos como Flor Ocegueda, Armando Olvera, Rodrigo González Barrios, quien se hallaba en compañía de su pequeña niña Valeria, la sindico electa Raquel Mota, la actriz Olga Mar Orozco, la diputada Ivideliza Reyes, la poeta Hanna Figueroa, las periodistas Mary Castro, Ana Bucio, Gricela Villa, Angelica Cureño, la diputada electa Erika Aldaco, la legisladora Sonia Ibarra, la regidora electa Lulu Ibarra, la Consejera del IEE Carmina Cortes,   entre otras personalidades de la sociedad nayarita.  La marcha fue ordenada, no hubo ninguna cabeza visible, todos los presentes fueron solidarios, los gritos de justicia prevalecieron en todas las estaciones; primero en Palacio de Gobierno, en el que se entregó un documento para el gobernador; luego en el congreso del estado, donde de igual manera una comisión cedió otro documento, hasta finalizar en la plaza municipal de Tepic. Los nombres de Paloma, Michel, Elvia, Ena, Cecilia, entre otros, se oían en lo más profundo de una sociedad que ya está cansada de ser rehén y que este día salió a las calles para cuestionar y señalar que no se quieren más actos de violencia contra las mujeres, pero tampoco contra hombres. Nayarit ya no quiere pretextos, quiere acciones reales para la prevención y ataque a los crímenes que pretender acallar la voz de todos y no lo vamos a permitir otra vez. Nayarit es tierra ardiente y lo que sobran son mujeres y hombres valientes.