Autoridades del centro de rehabilitación Venustiano Carranza de Tepic, informaron que 1694 internos concluyeron su ciclo escolar, el cual abarca el nivel primaria y secundaria, mismo que corrió a cargo del INEA. Además, se impartieron 44 cursos de capacitación enfocado al auto-empleo, para que cuando salgan de la cárcel tengan una actividad que les permita subsistir como albañil, carpintero, herrero, mecánico, entre otros oficios. Fueron 145 personas de origen indígena que cursaron la primaria y secundaria, además de otras 446 personas. Se informó que hubo cuatro casos exitosos de internos que salieron de la cárcel y se integraron al programa de la IBERO denominado Abriendo Horizontes, lo que permitió que estos hombres al salir de la cárcel y purgar sus sentencias, pudieran acceder a crear empresas y por ende aportar empleos. Abriendo Horizontes está dedicado a los jóvenes de México que sufren situaciones de vulnerabilidad y exclusión; así como a los instructores que los acompañan en procesos de formación, por su entrega y dedicación, por generar los vínculos que día a día marcan una diferencia en la vida de tantos de ellos. Abriendo Horizontes es coordinado por el titular de la línea de investigación Educación, Trabajo y Pobreza del Instituto de Investigaciones para el Desarrollo de la Educación (INIDE) de la Ibero, Enrique Pieck Gochicoa, y la asistente de investigación, Martha Roxana Vicente.

CECATI