El reloj marca las 10 de la mañana, el tráfico en Tepic parece diluirse un poco, aunque nunca falta el automovilista que siente que el tiempo no le alcanza y casi provoca un percance a la entrada del nodo vial de la avenida Insurgentes, por suerte, nada que lamentar. La ciudad capital cual muchacha de un pueblo, prepara sus mejores galas y se aprecia en las inmediaciones de Palacio de Gobierno una fuerte movilización policiaca y los cercos ya pueden apreciarse, aunque de una manera tenue, pues celebraremos un aniversario más de nuestra independencia. Son ya las 10:24 am, hay una parada obligatoria, el café diligencias de Juan Rentería, que se ubica sobre la avenida México. Hoy no es un día cualquiera, ha sido una semana de comparecencias de funcionarios del gobierno de la Gente; hoy toca a Gianni Ramírez Ocampo, a quien mucho denominan líder de una hermandad o cofradía de complicidades, todo derivado de una serie de imágenes donde se le ve al funcionario en el río Jordán en compañía de otras personas, lo que sirvió para el estigma. El presente escribano en una entrevista exclusiva ya sabía del viaje de Gianni a esas latitudes y en aquel tiempo, éste narró que era en agradecimiento a que sobrevivió a un fuerte accidente, así como otros datos, que consignamos en la revista número 17 de Séptimo Cantón que titulamos:  Gianni Ramírez “El hombre”.

Ya el capuchino está caliente, pero son pocos los minutos para saborearlo, llega el compañero periodista Ulyses Lugo, donde abordamos varios temas en la sobremesa, entre ellos la comparecencia del secretario de obras públicas; posteriormente, bastante agitado y de buen humor, arribó al café el conductor de noticias de MEGACANAL Ricardo Herrera, quien me recordó que teníamos que ganar un buen espacio en el recinto legislativo e iniciamos el trayecto.

Previo al ingreso, frente a las oficinas del presidente del congreso, se hallaba Gianni Ramírez, quien fue abordado por compañeros de la prensa, no pudimos acércanos, pero al terminar  el funcionario se dirigió al espacio asignado al diputado Juan Carlos Ríos Lara, donde una mujer le pedía una gestión, ahí abordamos al servidor público, a quien le pedimos una entrevista, pero su primera respuesta fue “otra vez”, lo cual nos hizo pensar que no estaba de buen humor, pero finalmente accedió y aseguró que estaba preparado para dar toda la información necesaria a los legisladores, pero que si  había algo que no aguantaba era la calumnia.

 

Empleados del poder legislativo finalmente a eso de las 11:20 minutos dieron el acceso a la prensa.  El famoso “corralito” asignado a los reporteros, sin duda, no es algo para destacar, pues había casa “llena” y las incomodidades eran evidentes para los comunicadores, sin embargo, este mismo día, el presidente del congreso Leopoldo Domínguez, anunció que habría mayores facilidades de desenvolvimiento para la prensa y dijo que se pondría de acuerdo con un arquitecto para realizar un espacio más amplio, como complemento al existente.

 

Tras varios minutos, por fin inicia el pase de lista a las 12:04 del mediodía, con las ausencias de los legisladores Librado Casas (llegó posteriormente) y Marisol Sánchez.     Tras el protocolo, anuncian la comparecencia de Gianni Ramírez, quien muy seguro de si mismo y “armado” con acordeones que le hacían llegar fue llamado a tribuna. En su discurso, hizo gala de su facilidad de palabra, dio casi una clase del manejo de los temas administrativos, habló y habló, hasta que se le agotaron los 20 minutos que tenía para su comparecencia. Varios diputados participaron y cuestionaron, algunos intentaron ser la voz del pueblo, quizás por falta de datos o preparación, no lograron el impacto en el “invitado” quien de momento sonreía y anotaba. Los nuevos legisladores han tratado de estar a la altura de las expectativas, pero en algunos es evidente la falta de tablas. Hubo participaciones que fueron sobresalientes, pero la falta de un manejo más correcto en el lenguaje y la información. La  diputada Julieta Mejía, muy desinhibida y muy distante de la imagen tímida con que se le percibía junto a su papá en campaña,  abordó con seriedad los temas en los que se le cuestionaba al ingeniero, entre ellos; el auditorio de la Gente, la falta de hospitales, qué pasó con el canal del centenario;  las dos sanciones a funcionarios públicos adscritos a obras públicas, quienes aparecen en la famosa imagen de la “hermandad” y fueron inhabilitados tras una denuncia que Movimiento Ciudadano y su progenitor  Raúl Mejía hicieran. Le faltó a la joven ser más incisiva en ese tema, se perdió con mucha información a pesar de que lo fundamental y evidente era la sanción por adjudicaciones indebidas. Las interpelaciones prosiguieron, hubo temas relativos a la ética y al porqué de su paso fugaz como legislador local, luego federal, su retorno como funcionario y lo que parece ser la reincorporación a su diputación federal en tres días. El tiempo pasó, Gianni resistió hasta donde pudo la tentación de contestar a ciertos calificativos, como los del diputado Ismael Duñalds Ventura, que fue soez. Finalmente, le tocó al doctor Leopoldo Domínguez hacer uso de la tribuna, el ahora presidente del Congreso, con manejo del lenguaje, del escenario (Ya había sido legislador), puso en jaque a su invitado, y es que el doctor sí tenía información, él había esperado veladamente la comparecencia del ingeniero y tenía guardadas sus cartas.

Siempre se dijo que el auditorio de la Gente había sido con presupuesto etiquetado, pero resulta que no existe ningún apartado que lo señale, ni tampoco del parque lineal, por lo que es importante que se diga la verdad a la sociedad y se señale que fueron decisiones del gobernador, apuntó el líder parlamentario.

Entre aplausos, leves abucheos, terminó la comparecencia de Gianni Ramírez, un hombre que tiene más de 7 años en el ojo del huracán y no se le ha comprobado nada, incluso la denuncia que hizo el PAN y que documentamos en la revista número 13, no logró demostrar nada.

Ramírez Ocampo,  es un personaje que va más allá de las aguas del río Jordán, él es un funcionario que quiere ser transexenal, se dice limpio de cualquier señalamiento de corrupción, desea estar en la política, le gusta la adrenalina.

Por otra parte, salvo el doctor Polo y Pedroza, en la oposición hacen falta más estudios, más seriedad, manejo correcto del lenguaje, pues los nayaritas no desean cómicos involuntarios, sino representantes legitimados por su actuar.

Si no se logra demostrar la presunta corrupción de funcionarios de la Gente, entonces sí, la historia juzgará a esta legislatura para bien o mal. Ya son casi las 5 de la tarde, es tiempo de comer un refrigerio, entre los compañeros de los medios quedó la impresión  de que Gianni la libró, pero la percepción es otro tema y la sociedad ya no quiere verdades a medias.