Gabriel Orozco/Séptimo Cantón

 

Son las 13:23 PM del día 10 de diciembre, es un día muy caluroso, en Tepic no es un día ordinario, nuevamente hay hechos violentos, un sujeto que mató a un federal en la Cruz de Huanacaxtle, municipio de Bahía de Banderas, se metió a un motel de esta localidad (Platino) ubicado en el bulevar Colosio y fue abatido por miembros de la Policía estatal preventiva o eso trascendió. Vía telefónica, le pido al director de comunicación social de la fiscalía, Victor Hugo Martínez Alatorre, una entrevista con el Fiscal, debo reconocer que pensé que me darian una cita hasta próximas fechas o quizás como en el caso de Javier Herrera Valles, cuando se le solicitó a su jefe de prensa de apellido Cataño, este manifestó que su jefe no daba entrevistas exclusivas, algo evidentemente falso, pues se ha visto éste funcionario en otros medios. No pasaron ni diez minutos y la reunión ya estaba pactada. Presuroso, acudí a las instalaciones, donde el ambiente era tranquilo, al subir y llegar a la oficina, sólo caras nuevas observé, tras una comunicación por mensaje de texto, llega el titular de comunicación acompañado por el fotógrafo Genaro Martínez, para luego entrar a la oficina. Tras tomar asiento, me presento con el Fiscal y le pido una entrevista, él bastante serio, me dice que no, quedo sorprendido, entonces ¿qué hago yo ahí? cambia la gesticulación de su rostro, para luego explicar en qué consiste su trabajo y las confusiones en torno de sus facultades, pues asevera que en la anterior administración hasta temas laborales se trataron.

No hay grabadora, ni cámara de vídeo, los únicos testigos de esta charla informal son el fotógrafo Genaro Martínez y el encargado de medios de la Fiscalía, Victor Hugo Martínez. Le pregunto, señor cuántos homicidios vinculados al crimen organizado van, me contesta “son alrededor de 170” los que tenemos, pero aclaró, déjame decirte que hay mucha confusión en los medios, señalan que aquí (Fiscalía) no investigamos, cosa totalmente falsa, pues estamos trabajando en coordinación con la delegación de la PGR, quienes han ejercicio la mayor parte de los casos por su facultad de atracción en los asuntos del crimen organizado, por lo que las investigaciones las llevan ellos y judicializan los asuntos, nosotros somos concurrentes si dentro de un hecho delictivo se cometieron también delitos del fuero común. La falta de comunicación o difusión de las facultades de la fiscalía han permeado en la sociedad, quiénes aún creen que el fiscal resuelve todo, y no es así, afirmó.

Tras lo comentado, explicó que en el actual Sistema Penal Oral Acusatorio, el Fiscal dirige, coordina, controla y ejerce verificación técnica sobre la indagación y la investigación, como también sobre la actividad desarrollada por la Policía investigadora, de manera que de su trabajo depende el éxito de la audiencia del juicio oral, considerada como el acto más importante del actual sistema.

En cumplimiento de esas funciones, la Fiscalía realiza la indagación e investigación de los hechos con características de delito que lleguen a su conocimiento.

Pero le está prohibido disponer de la libertad de las personas, por cuanto las medidas de aseguramiento, como captura, detención preventiva y demás, les corresponde proferirlas exclusivamente a los jueces de Control de Garantías.
Realiza un paréntesis, pues recuerda que las condiciones del área de detenidos estaba en malas condiciones y se acondicionó una zona para los ciudadanos que han cometido delitos imprudenciales, pues desde su punto de vista no se puede medir de igual manera a una persona que por una distracción toma una mala desición y choca, a una que es recurrente en la comisión de los delitos.

Prosiguió su diálogo, afirmó que igualmente a los fiscales, en el nuevo rol del Sistema Penal Oral Acusatorio, no les está permitido producir pruebas en sentido formal durante la etapa investigativa y solo recaudan elementos materiales y evidencia física.

Durante la etapa de investigación, cuando ésta ha sido precedida de la fase de indagación, corresponde a la Fiscalía la verificación de las circunstancias de tiempo, modo y lugar en que se cometió el delito.

En los eventos en que la investigación se inicia con el informe de la policía y se aportan legalmente elementos materiales probatorios, evidencias físicas o informaciones legalmente obtenidas que permitan inferir razonablemente que el indiciado es autor o partícipe del delito que se investiga, corresponde a la Fiscalía formular la imputación, en audiencia preliminar, diseñar el programa metodológico, guía necesaria para el desarrollo correcto de toda investigación.

La formulación de imputación se efectúa ante un juez de Control de Garantías, y en ella el Fiscal, si se reúnen los requisitos legales de rigor, puede solicitar la imposición de la medida de aseguramiento que corresponda al delito que se investiga.

En la etapa de indagación, la Fiscalía puede adelantar tareas de investigación que no conlleven restricción o limitación de los derechos fundamentales de las personas, diligencias como entrevistas, interrogatorios, identificación de sospechosos y demás actividades que permitan la búsqueda de elementos materiales y evidencias físicas que sirvan para establecer si se ha cometido delito alguno y quién o quiénes pueden tenerse como sus autores o cómplices.

Esta etapa se caracteriza por ser reservada, y en ella la policía investigadora y la Fiscalía, en forma unilateral, adelantan las diligencias que consideren necesarias para la investigación, generalmente sin participación de los demás sujetos procesales.

La etapa de la investigación comienza con la formulación de la imputación por parte de la Fiscalía y se extiende hasta la formulación de la acusación, reiteró el Fiscal, en esta sintetizada explicación que dio al que hoy escribe. Díaz Ponce, es consciente de la falta de conocimiento de la sociedad sobre este sistema, por lo que adelantó que buscará acercarse a los medios y nuevamente detallar las nueva reglas procesales, así como de facultades, pues hay confusión. La Secretaria de Seguridad Pública es la encargada de responder con la fuerza del estado cualquier peligro latente, es una corporación de reacción, la Fiscalía de investigación, con sus facultades expresas, pues no todo es crimen organizado, hay robos, fraudes, asaltos, y otros delitos que tienen que perseguirse. Tras casi dos horas de charla, nos despedimos del Fiscal, quién señaló (Ya sonriente) que su deseo es servir a los ciudadanos, por lo que pidió confianza en la institución.